lunes, febrero 25, 2013

LEUCEMIA, ELECTRICIDAD Y AGUAS SUBTERRÁNEAS, ALGUNA SOLUCIÓN.






Hace un par de semanas, una familia me llamó para hacer el estudio de su casa.
A la madre, que fue al médico por cansancio crónico, la habían diagnosticado leucemia, la niña más pequeña de 4 años despertaba a menudo hecha un ovillo en el lugar de la almohada. El padre y la madre se levantaban con dolor de espalda, “como si tuviéramos agujetas en los huesos” me comentaba el.

En principio todo parecía idílico, una casa en un pueblo pequeño y tranquilo, con montañas suaves que mezclan prados y bosques en su entorno.
La única nota discordante, un transformador, que según los técnicos del ayuntamiento no afecta al otro lado de la calle, que es donde está la casa.

Sin embargo al realizar el estudio, vi que había una línea de media tensión enterrada, que alimenta el transformador.
Bajo esta línea enterrada, sentí varias aguas subterráneas, dos de las cuales se dirigían a la casa.
Esta línea, como todas, tiene perdidas que migran a través de las aguas subterráneas, ya se sabe que el agua es un conductor excelente.

Una de las aguas, pasa por el garaje, por lo que no reviste mayor problemática, pero el curso de la otra, atraviesa la habitación del matrimonio, la línea más intensa pasa justo por el lado de la cama donde duerme de la mujer.
El curso continúa y atraviesa la cama de la niña pequeña, que como muchos pequeños tiene la sensibilidad despierta, lo que hace que la eluda desplazándose a la cabecera de la cama.

Los técnicos municipales no poseen aparatos que detecten los niveles de electricidad que nos afectan, la normativa auspiciada por las compañías eléctricas aún está lejos de eso y los aparatos se crean según las necesidades que dicta la normativa.

Esta es la tercera vez que encuentro asociada un agua subterránea conductora de electricidad con leucemia, las dos primeras infantiles.
El agua subterránea contaminada por electricidad provoca también, dolor de cabeza, cansancio, dolor de espalda, dolor de huesos, fragilidad ósea, dispersión, frío, melancolía; en niños puede provocar además, mucosidad y un estado de catarro casi crónico.
Si la que lleva electricidad es una falla, acentúa problemas de insomnio, dolor de cabeza, irritabilidad, nerviosismo, arritmias, problemas hepáticos, etc.


Las medidas correctivas que apliqué pasan por drenar la fuerza de las aguas, y cambiar la información que transportan, algo que durante siglos ya hacían los maestros de obra para generar buenas sensaciones en sus edificaciones.

Estas correcciones se basan en el sentir, eso nos da una pauta real, no mental, de la efectividad de nuestro trabajo.

El péndulo y las varillas sirven como ayuda, pero el trabajo real lo hace el propio cuerpo, de otra manera es algo ficticio, que igual tenemos la suerte de que funcione, pero en el terreno de la salud, mejor no jugar a loterías.

Según Masaru Emoto, el agua es capaz de incorporar información de manera rápida, una vez lleva ese registro, lo transmite a las otras aguas que halla en su camino.
Hay que tener en cuenta que el 70% de nuestro cuerpo es agua, por lo tanto somos muy fácilmente influenciables por las aguas sobre las que pasamos tiempo.
El problema no es trabajar o dormir sobre un agua, el problema es ¿que información me está transmitiendo esa agua? ¿Me desvitaliza, me crea confusión y dificultad para concentrarme? O por el contrario me da tranquilidad y firmeza.
Cuando la armonización es la adecuada, desde esa misma noche se empieza a dormir bien, no hay que esperar más.

En el caso que comento, después de hacer las correcciones empezaron a dormir bien, la niña a despertar sin estar atravesada en la zona de la almohada, los padres más descansados y sin dolores y la sensación de presión en la cabeza presente en toda la casa, ha sido reemplazada por otra de tranquilidad y firmeza.

1 Comments:

At 6:42 a. m., Anonymous Anónimo said...

Cual es el proceso de verificacion de leucemia?

My web site; Adolph Cavalaris

 

Publicar un comentario

<< Home